Si eres de los que acuden a un centro de masajes relax en el centro de Madrid por el simple placer de relajarse, tienes que probar el masaje californiano ya que este masaje reivindica precisamente la vuelta al masaje por el simple hecho de disfrutarlo. Por eso, el masaje californiano es el más tradicional y sensual de todos, una reconciliación con el cuerpo y el placer de sentir que lo acarician.

El masaje californiano surge a principios de los 70 en California en un momento en que las terapias alternativas cobraban fuerza en la América hippie de la desinhibición. Es la época de la liberación del cuerpo, de dar rienda suelta a la expresión de los sentidos y de la búsqueda de la paz espiritual. En los años 80, el masaje californiano estaría plenamente consolidado como una de las terapias manuales más populares, comenzando su expansión al resto del mundo.

¿Y en qué consiste un masaje californiano? Si acudes a un centro de masajes relax en el centro de Madrid para recibir este tipo de masajes prepárate para disfrutar de verdad. Este masaje se realiza desnudo o en ropa interior y la persona que se somete a este masaje permanecerá boca abajo mientras el masajista comienza a acariciar su piel utilizando aceites perfumados.

En estos masajes se recorre todo el cuerpo, con movimientos de manos lentos que recorren todos los pliegues de la superficie de la piel. La sensualidad de este masaje reside en que el masajista ejecuta el masaje con sumo cuidado y lentitud, recreándose en todas las partes del cuerpo y ejecutándolo a partir de una coreografía armoniosa que respeta las líneas de los meridianos, los puntos reflejos y la trayectoria natural que sigue la musculatura del cuerpo humano.

Si quieres abandonarte al placer y reconciliarte con la sensualidad de tu piel, ven a Masajes Verónica y pruebas nuestros masajes relajantes.