Mucha gente cree que la eyaculación femenina es un mito, pero nosotros como expertos en masajes orientales en Madrid centro sabemos que es algo muy real y placentero para la mujer y para su pareja. 

Tanto los sabios orientales de la antigüedad como filósofos occidentales de la talla de Aristóteles ya dejaron constancia de este proceso beneficioso para el cuerpo y el alma. La mujer al igual que el hombre tiene la capacidad de tener orgasmos y la de eyacular. Históricamente la eyaculación femenina fue un tabú debido al machismo imperante, pero en esta época de libertad es necesario hablar de ella.  

La manera más rápida de conseguir hacer eyacular a una mujer es estimular su punto G. Para que llegue al clímax debe de estar relajada y a la vez excitada sexualmente; su energía debe circular por todo su cuerpo, por eso es recomendable recurrir a los masajes antes de buscar la ansiada eyaculación. 

Como especialistas en masajes orientales en Madrid centro tenemos grandes conocimientos del cuerpo. El punto G femenino suele encontrarse a pocos centímetros de la entrada de la vagina, justo en su parte superior. Al estimularse con el ritmo y la presión adecuada la mujer llega a eyacular. La práctica y la paciencia son fundamentales para lograr llegar al clímax.

Nuestros cuerpos son sistemas de energía y se pueden conseguir grandes beneficios a nivel interno y externo tratándolos de la manera adecuada. Ven a conocer Masajes Verónica y descubre los secretos y los placeres que esconde tu propio cuerpo.