Una de las mejores formas de relajarte y experimentar nuevas sensaciones es acudir a un centro de auténticos masajes orientales en el centro de Madrid para que tu cuerpo y tu mente disfruten de sensaciones agradables.

El masaje tántrico es uno de los masajes que más expectación despierta en nuestro centro de masajes orientales en el centro de Madrid. Existen muchas dudas en torno a este tipo de masajes, normalmente motivadas por el desconocimiento. En este post vamos a contarte en qué consiste este masaje y qué finalidad persigue.

En primer lugar, debemos decir que los masajes tántricos pueden ser recibidos por hombres, mujeres y parejas. El objetivo final de este masaje es que la persona alcance el placer a través de una mayor conciencia de su cuerpo y su sexualidad ya que tal y como dicta la filosofía tantra, a través del placer sexual se puede conseguir un desarrollo personal de una manera plena, sana y espiritual, muy alejada del concepto que se tiene del sexo en la cultura occidental.

Un masaje tántrico consiste en practicar un masaje por todo el cuerpo de manera suave y sensual. La persona que lo recibe debe estar desnuda para poder recibir las caricias por todas las partes de su cuerpo, ya que incluye los genitales de la persona. No estamos hablando de una masturbación sino que se trata de extender por todo el cuerpo una sensación de relajación que comienza en lo espiritual para terminar en un placer físico que puede dar lugar al orgasmo aunque éste no es el fin último.

El lugar en el que tiene lugar este tipo de masajes es importante. Debe ser un lugar cálido y acogedor, con luz tenue, música suave y velas aromáticas que contribuyan a la liberación del cuerpo que encontrará un placer tan físico como espiritual al contacto de las manos que lo acarician.

En Masajes Verónica conseguiremos que te relajes y disfrutes de un momento en el que tu placer es el único protagonista.